Corte rusa ordena a Telegram cooperar con servicio de espionaje

La Corte Suprema de Rusia falló el martes que se puede obligar a la app de mensajería Telegram a proporcionar datos de usuarios a los servicios de seguridad.

La decisión es el revés más reciente que sufre la concurrida app, que codifica las comunicaciones de los usuarios y ha sufrido presiones de las autoridades rusas y de otros países en el pasado.

La corte rusa desestimó una apelación de Telegram contra los requerimientos de la agencia de espionaje Servicio Federal de Seguridad, conocido por su sigla en inglés FSB, de dar acceso a los datos de sus usuarios.

Telegram alegó que la FSB viola los derechos del consumidor al exigir que la red social proporcione a las autoridades las claves de codificación y los chats.

La FSB dijo que la app fue utilizada por el autor de un ataque suicida que mató a 15 personas en San Petersburgo el año pasado. Las autoridades francesas dicen que lo utilizaron extremistas del Estados Islámico que mataron a un cura en Normandía. Y la policía española dijo esta semana que el sospechoso de planear un ataque inspirado por ISIS en Colombia envió mensajes por Telegram.

Conocido el fallo de la corte, la agencia reguladora de comunicaciones rusa ordenó a Telegram proporcionar las claves en 15 días, caso contrario podría ser bloqueada en el país.

El abogado de Telegram, Ramil Akhmetgaliev, dijo a las agencias noticiosas rusas que la empresa considera esencial “mantener en secreto las comunicaciones de los usuarios”.

No estaba claro si el fallo afectaría los datos de usuarios fuera de Rusia.

Telegram, con sede en Gran Bretaña, recibió una amenaza de cierre en Rusia el año pasado. Las autoridades cedieron cuando el fundador Pavel Durov aceptó registrar la empresa en Rusia.

El ministro de Comunicaciones, Nikolai Nikiforov, dijo el martes que no hay razones para eximir a Telegram de las normas que se aplican a otras app de mensajería, informaron las agencias rusas.