Shakira y Piqué muestran un frente unido en la nieve antes de arrancar las Navidades

A lo largo de estos doce meses, y especialmente en el último tramo de este año que ya se acaba, la cantante Shakira ha tenido que afrontar una de sus peores etapas tanto a nivel profesional como personal: a la mención de su nombre en la investigación conocida como ‘Paradise Papers’ por contar con empresas en paraísos fiscales como Malta y las Bahamas, se suma la cancelación de su espera gira ‘El Dorado’ por una hemorragia en las cuerdas vocales, un posible paso obligado por quirófano para lidiar con dicho problema y los rumores de crisis en su relación con el futbolista Gerard Piqué.

Todo ello, aderezado por la incómoda situación en que la ha situado el posicionamiento político de su pareja a favor del referéndum catalán del pasado octubre y en el marco de la crisis política que se vive en la comunidad, un tema sobre el que ella ha evitado pronunciarse en todo momento.

Tras un 2017 muy movidito, Shakira y Piqué trataron de tomarse un respiro el pasado fin de semana en las montañas, concretamente en el refugio Malniu de Girona, donde disfrutaron de la nieve junto a sus hijos Milan y Sasha y de las actividades que ofrece el lugar bien abrigados y tratando de pasar lo más desapercibidos que resulta posible, tal y como muestran las fotografías en exclusiva obtenidas por la revista ¡HOLA! de su escapada familiar.

Esta última salida en armonía de la pareja muestra un frente unido y contrasta notablemente con la última que se filtró a los medios, durante la cual -de acuerdo al relato de varios testigos presenciales- la intérprete acabó llorando en un restaurante de Barcelona ante la incomodidad del deportista, que no pareció pasar por alto el hecho de que se encontraban en un lugar público a la vista de cualquier curioso.

Poco después, Shakira echaba mano de sus redes sociales para hacer una de sus declaraciones de amor habituales -al menos hace tiempo- dedicada al padre de sus pequeños, publicando una fotografía del futbolista sonriendo y luciendo unas llamativas botas naranjas. “Cosa guapa con botas”, rezaba el título de la instantánea.